Seleccionar página

CPEIP: La memoria de un servicio que se niega a la extinción

CPEIP: La memoria de un servicio que se niega a la extinción

Nació como puntal para la reforma educacional de Eduardo Frei Montalva. Sobrevivió a la dictadura militar. Se convirtió en referente de la carrera funcionaria. Desde el retorno a la democracia está sorteando la disminución de sus facultades y recursos. Actualmente ese peso histórico lo mantiene firme frente a los golpes del neoliberalismo.

El Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas del Ministerio de Educación (CPEIP) nació bajo el gobierno de Eduardo Frei Montalva en 1967 y surgió para apoyar la reforma educacional que levantó ese mandatario, como una institución académica que se hizo cargo del perfeccionamiento permanente de los profesores de todos los niveles del Sistema Educacional.  

El Premio Nacional de Educación 2009, Mario Leyton Soto, fue el primer director del centro y para cumplir a cabalidad con las demandas del Magisterio reclutó a las más altas figuras del mundo de la educación: Héctor Croxatto, Mario Góngora, Ricardo Krebs, Roque Scarpa, Darío Moreno, Luis Capurro, César Abahud, Hernán Cortés, Alfonso Letelier, Lidia Miquel, Felipe Alliende, Mario Matus, Ernesto Schiefelbein, Mabel Condemarín, Sergio Sepúlveda, Olga Giagnonni, Gabriel Castillo, Sergio Montero, Francisco Palacios, Sylvia Álvarez, entre otros.

La presentación “Creación y primeros años del CPEIP, Seminario 50 años CPEIP, Universidad de Chile, 26 de abril de 2017”, del profesor Leyton, indica que al grupo de intelectuales se agregaron docentes de primaria y secundaria. “Al incluir profesores  primarios y secundarios en los equipos académicos, se buscaba integrar el aporte de sus experiencias de aula en el trabajo teórico académico como una manera de eliminar la dicotomía existente entre lo teórico y lo práctico, entre lo disciplinar y lo pedagógico, dicotomías que tanto daño le han hecho a la educación”, apuntó.

Y agregó que “gracias a este equipo académico de excelencia, el CPEIP se transformó en un referente pedagógico de alto nivel que alcanzó reputación internacional y legítimamente se le consideró como la Universidad Pedagógica del Sistema Educacional.  En sus salas se elaboró la nueva estructura del Sistema Educacional, el Nuevo Currículum, los Planes y Programas de Estudio, los Textos y Materiales de enseñanza, se perfeccionó a 90 mil profesores y a todos los directores y técnicos de las escuelas y colegios del país, se formaron decenas de especialistas en educación e incluso se inició el uso de la TV educativa”.

Es así como la imponente construcción instalada en las solitarias lomas de Lo Barnechea -en un primer momento funcionó en Rinconada de Maipú- atesora una noble historia que ha sido acompañada fielmente por sus trabajadores y trabajadoras, quienes además de recordar el peso académico que concita el centro, destacan la carrera funcionaria que muchos y muchas lograron alcanzar.  

“Los primeros cursos de perfeccionamiento que se hicieron en el CPEIP duraban entre tres meses y un año y participaban profesores extranjeros. Además, la dotación inicial constaba de más docentes que otros profesionales”, indicó Soledad Román, presidenta de Andime en CPEIP y añadió que “los auxiliares Pipo y Reinaldo trabajaron en los laboratorios de Física y Química respectivamente. Además recuerdo que hubo un par de auxiliares del casino que fueron los mejores lectores de la biblioteca del CPEIP”.

Cabe destacar que muchos Ministros de Educación de diferentes países latinoamericanos fueron formados en el CPEIP.

En tanto, el funcionario Alejandro Inostroza apuntó que “hubo muchas personas que hicieron carrera funcionaria, por ejemplo, recuerdo a Reinaldo, quien llegó a trabajar en la construcción del centro y terminó como ayudante de los laboratorios de Química. Porque había una política de proyección humana, de crecimiento y educación integral, entonces el carácter del CPEIP era de mucho respeto”.

En la misma línea, la ex secretaria nacional de Andime, Juana Fuentealba, recordó que “el CPEIP tenía toda la gama de estudios: equipos de idiomas, matemáticas, lenguaje, ciencias, artes y además con centros de experimentación, para llevar a cabo lo que se estudiaba, y también de innovación, donde eran los mismos docentes quienes proponían las herramientas que les daban resultados en sus clases”.

La exdirigenta llegó en 1975 al centro a perfeccionarse como profesora y volvió en la década de los noventas como trabajadora. “Estuve en muchos cursos y en dictadura cuando no llegaban los recursos estudiamos a distancia, porque los académicos implantaron esa modalidad, fueron los primeros en el país”, apuntó y destacó que “la última vez que vinieron docentes extranjeros a formarse fue en 2007. Actualmente hay muchos Ministerios de Educación en Latinoamérica que tienen personas que se formaron en nuestro CPEIP” 

En sus mejores tiempos el lugar funcionaba con más de seiscientos trabajadores y trabajadoras, ya en los años noventas eran algo así como trescientos, todavía cumpliendo un rol relevante. En la actualidad son un poco más de ciento veinte personas las que dan vida al servicio.

“Tiempos modernos”

“La modernización del Estado jibarizó su rol y se externalizó todo. Hoy el centro solo es un híbrido que registra procesos educacionales y es una caja que paga los servicios que fueron externalizados”, señaló Inostroza.

En tanto, Tomás Neira, tesorero de Andime en CPEIP, apuntó que “entre todos conversamos lo triste que es ver al centro, porque va en decadencia, se nota desde el poco mantenimiento de los espacios”.

Esa venida a menos del recinto no fue al azar, ya que durante los últimos treinta años fue una institución opacada por el Ministerio de Educación y minimizada en funciones relevantes como la evaluación e integración, en la lógica de atomizar el rol del Estado en los procesos formativos, de investigación y de innovación. Asimismo, fueron eliminando programas, recortando los recursos y por tanto externalizando labores.

“Esa es una lucha que venimos dando durante todos estos años. Porque nosotros tuvimos que entregar parte de nuestras funciones a universidades que ni siquiera tenían en su mallas la carrera de Pedagogía. Así fueron todos los gobiernos dando las tareas a una universidad que finalmente entregaba un curso de postgrado y no una capacitación integral permanente como era la función del centro. Se crearon centros de innovación en las universidades quienes no entregan su trabajo al ministerio, pero si se llevan los recursos que el CPEIP solo ve pasar”, sostuvo Fuentealba.

“Mantener la vanguardia”

Pese a todos los golpes el Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas del Ministerio de Educación sigue en pie y prometiendo recuperar el espacio en el perfeccionamiento del profesorado.

Rodrigo Torres, secretario de Andime en CPEIP, recalcó que “tenemos que ser conscientes del rol que debe tener en la mejora del sistema educacional, el desarrollo profesional de los docentes y con eso echarle para adelante. Argumento más fuerte que ese, no vamos a tener, porque nuestra historia no es retrógrada, siempre estuvo a la vanguardia”. 

“Tenemos que apuntar a seguir conversando con los profesores y con todos en el centro para seguir creciendo. El desarrollo profesional docente no es cualquier cosa y ahí el rol que tiene el Estado es fundamental”, agregó.

En ese marco, Tomás Neira expresó que “debemos darle una vuelta a la actual situación del centro, porque no sacamos nada con criticar si no hacemos nada como trabajadores para proyectarlo, por eso también somos parte del sindicato. Creo que la fortaleza de quienes estamos hace pocos años es que podemos proyectar el centro sin la sombra del pasado y sin duda requerirá de mucho trabajo, pero estoy optimista”.

Mientras que Juana Fuentealba, aseguró que “el CPEIP aguanta los coletazos de la inoperancia de las autoridades de todos los gobiernos y lo hace con creatividad. Cuando en dictadura se impartieron las clases a distancia fue una innovación de los profesionales. Cuando en 2010 se nos obligó a no recordar más aniversarios del centro, nosotros lo hicimos igual. Somos nosotros, los trabajadores y trabajadoras del CPEIP los llamados a crear espacios distintos”.

CPEIP en 100 palabras

En el año 2017 cuando se celebraron los 50 años del Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas del Ministerio de Educación, se hizo el concurso de cuentos “CPEIP en 100 palabras”, el cual ganó la actual prosecretaria del Directorio Nacional de Andime, Marión Cubillos, que compartimos a continuación:

“Don Juan pudo”

Don Juan, no pudo con la efervescente y multitudinaria década de los 60, mirando su Chile mineral y campesino, él lo llenó de sueños y entre otros, creó al “CPEIP”, Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas, o la Casa de los Maestros de América, con ello pretendía nada más y nada menos, que conocer la realidad educacional del país y, relacionando los factores económicos, sociales y culturales podría determinar los cambios al sistema educativo, pues con ello Don Juan sabía que educación en  condiciones de calidad es igual a que la dignidad sea el desarrollo de la humanidad…, gracias Don Juan.

Marión Cubillos Meza

 

Sobre el Autor

ANDIME Es la Asociación de Funcionarios del Ministerio de educación de Chile que agrupa a todos los trabajadores y reivindica derechos laborales pero también cuenta con propuesta educacional. Como Sindicato los temas ciudadanos y el Fortalecimiento del Estado permitirán lograr el bienestar social, el término de la desigualdad y el fortalecimiento de la democracia para la Paz social.

Elecciones 2021

¡Síguenos en Facebook!

Opinión

La voz de las mujeres

Búsqueda por tipo de noticias

Share This