1° de Mayo y el desafío para los trabajadores y trabajadoras

Este 1° de mayo llega en condiciones complejas para el mundo laboral y social, dejando en la mesa un desafío mayor para las organizaciones de trabajadores y trabajadoras.

Este Primero de Mayo será distinto para los trabajadores y trabajadoras en el mundo producto de la pandemia del Covid-19, ya que no podrán realizarse las multitudinarias marchas y conmemoraciones tradicionales. Sin embargo, el virus para los chilenos y chilenas trajo algo más que contagios el corroborar, que la lucha iniciada el 18 de octubre del 2019, se plasma en la dura realidad en materia de desempleo y precarización laboral que está sufriendo la fuerza trabajadora en el país, siendo esta una de las más complejas de los últimos años.

Más de 300 mil despidos se generaron durante el mes de marzo en el país. La tasa de desempleo en Chile aumentó a 8,2% en el período enero-marzo, frente al 7,8% registrado en el trimestre móvil anterior, siendo una de las cifras más altas en al menos la última década, según los datos entregados por el Ministerio del Trabajo que señala que 66 mil compañías solicitaron acceso a la Ley de Protección del Empleo para más de 516 mil trabajadores(as), eso significa que suspenderán sus contratos mientras dure la crisis sanitaria.

Las leyes y proyectos que impulsa el gobierno, en medio de la pandemia, están yendo en directo beneficio de los grandes grupos económicos. En contradicción a lo planteado por analistas y voceros oficialistas; autoridades que no están pensando en el cuidado de la ciudadanía, ni tampoco en la distribución de recursos  a los más necesitados; sino por el  contrario hacen una férrea defensa del neoliberalismo, tratando de perpetuar el modelo de desarrollo basado en la depredación de los recursos naturales y el aprovechamiento del esfuerzo y condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras, quienes deben lidiar con condiciones de trabajo precarias y bajos sueldos.

Los funcionarios y funcionarias públicas también están siendo afectados en esta coyuntura, ya que como punta de lanza el Ejecutivo pretende que sean los primeros en retornar a los puestos de trabajo presencial, para así comenzar a entregar una sensación de “nueva normalidad” y  junto con ello apurar el retorno a las clases, la reapertura de malls y del comercio, mientras las cifras de contagios siguen en alza y aun no se alcanza el esperado y temido “peak”, que amenaza con enfermar y poner en peligro de muerte a un alto porcentaje de la población.

La Asociación Nacional de Funcionarios y Funcionarias del Ministerio de Educación ha puesto la vida y la salud como prioridad en esta etapa, sin dejar de lado las tareas propias del servicio a través del trabajo remoto. Más del 90% de los funcionarios y funcionarias realizan sus labores desde sus casas y hay especial preocupación para que lleguen las medidas básicas de higiene y seguridad para aquellos que cumplen con las labores presenciales, a quienes se le ha denominado la Primera Línea. Todo en pos de dar respuesta a las necesidades educacionales de la ciudadanía. 

Este 1° de mayo llega en condiciones complejas para el mundo laboral y social, dejando en la mesa un desafío mayor para las organizaciones de trabajadores y trabajadoras. La unidad de las mayorías y el protagonismo responsable de la clase trabajadora asoman como la clave para evitar que el peso de la crisis económica -que vendrá tras la pandemia- no recaiga en los hombros de los asalariados, sino que en los grandes grupos económicos causantes de la inequidad de la distribución de la riqueza en Chile.

 

SOLIDARIDAD, UNIDAD Y LUCHA, ANDIME SIEMPRE PRESENTE

 

Sobre Andime 423 artículos
ANDIME Es la Asociación de Funcionarios del Ministerio de educación de Chile que agrupa a todos los trabajadores y reivindica derechos laborales pero también cuenta con propuesta educacional. Como Sindicato los temas ciudadanos y el Fortalecimiento del Estado permitirán lograr el bienestar social, el término de la desigualdad y el fortalecimiento de la democracia para la Paz social.